mantel de lino teñido artesanal tejido a mano telar manual belategui regueiro

Mantel de lino

Mantel tejido en telar de bajo lizo  con lino de color crudo y teñido artesanalmente con índigo y técnicas de Shibori.

Dimensiones: 110 x 125 cm

 280,00 IVA incluido

Hay existencias

Galería de imágenes

Descripción

Hemos tejido este mantel con fibra natural de lino. Hemos preparado el telar con 1250 hilos , enhebrando cada uno de ellos en las mallas de los lizos, y también en el peine , que, además de servir para acercar cada pasada de lino a la anterior,  nos ayuda  a que todos esos hilos se repartan de igual manera a lo ancho del tejido. 

Al acabar de tejer, cortar y rematar lo hemos lavado a mano con jabón ecológico y lo hemos dejado secar a la sombra esperando que llegase el momento de teñirlo.

Cuando ese momento se acerca , lo preparamos para teñir  aplicando el shibori, que es una técnica antigua de teñido, nacida en Japón en el siglo VII,  que significa apretar, amarrar, retorcer, se trata de reservar ciertas zonas de la tela para evitar que sean teñidas. 

En la zona de lavados y tintes de nuestro taller disponemos las ollas para poner al fuego, controlado las temperaturas, los tiempos y las mezclas (en esta ocasión hemos utilizado  índigo natural extraído de la planta indigofera tinctorum) . y lo sumergimos en ese baño hasta alcanzar el tono que buscamos.  Una vez acabado este proceso aclaramos  la pieza a mano hasta que el agua  sale limpia, señal de que no va a desteñir y, la volvemos a lavar de nuevo.

Y el resultado es este: un fondo que se ve marcado por pequeños manchas blancas. 

Uno de los encantos  está en que el color azul no es regular, plano y homogéneo  sino que varía recorriendo una amplia gama de matices que se distribuyen anárquicamente. Y otra de las singularidades es que las manchas blancas son perfectos cuadrados del mismo tamaño que , en parejas, se reparten sobre la superficie azul simétricamente respecto a un eje longitudinal.

Como ves es un proceso largo y lento  que merece la pena porque es una pieza única.

Y… ¿qué decir del tacto?