Fular de lino y seda

Fular de lino y seda tejido a mano en telar tradicional y teñido artesanalmente con índigo. Rematado con flecos  anudados a mano. Con un tamaño y colorido válido tanto para hombres como para mujeres.

Dimensiones: 45 x 194 cm

 235,00 IVA incluido

Hay existencias

Galería de imágenes

Descripción

Para que este fular tenga el aspecto que ves en la foto hemos trabajado con dos técnicas tradicionales: el tejido y el tinte artesanal. 

La primera es el tejido: a partir de fibra de lino, y después de hacer todos los cálculos que hay que hacer , cortar los hilos (diez por cada cm de ancho)  colocarlos en el telar, enhebrarlos por orden en los lizos y el peine y hacer las conexiones de lizos y pedales hemos tejido la tela en color crudo con una mezcla de lino y seda y un ligamento que crea el efecto de pequeñas líneas en relieve. Después hemos rematado las uniones, torcido y atado los flecos,  lavado a mano y secado en el tendal. 

La segunda es el tinte: en la zona de lavados y tintes de nuestro taller hemos preparado las ollas para poner al fuego, controlado las temperaturas, los tiempos y las mezclas (hemos utilizado  índigo natural extraído de la planta indigofera tinctorum) .  Preparamos con anterioridad el lino tejido para teñir, aplicando  shibori, que es una técnica antigua de teñido, nacida en Japón en el siglo VII,  que significa apretar, amarrar, retorcer, se trata de reservar ciertas zonas de la tela para evitar que sean teñidas y lo sumergimos en ese baño hasta alcanzar el tono que buscamos.  Mas tarde, acabado este proceso lavamos la pieza a mano hasta que el agua de lavado sale limpia, señal de que no va a desteñir ni  manchar nuestra piel ni la ropa.

El resultado es este: un  fondo  de distintos tonos azules entre los que se descubren ligeras notas blancas.

Todo eso sobre una tela tejida con lino y seda que con el paso del tiempo, el uso y los lavados va a envejecer como los buenos vinos, mejorando.

Y  con un grosor y tamaño  que te permiten  ponértelo en invierno , bien enrolladito alrededor del cuello y en verano como un chal ligero que deja una estela tras de ti.